¿La eliminación de secreto bancario aplica para las MiPymes?

Cada vez está más cerca el 22/02/2017, fecha de entrada en vigencia de los artículos del Decreto 37-2016 que se refieren, entre otras cosas, a la eliminación del secreto bancario en Guatemala.  Esto viene a modificar la manera de trabajar la contabilidad de la mayoría de empresas en Guatemala, las cuales, siendo sinceros, muchas veces se usan sólo para calcular impuestos y ni los mismos contadores sabemos cuál es la situación real (y en algunos casos ni el dueño lo sabe).

Esta situación se da sobre todo en las empresas más pequeñas que no tienen procedimientos establecidos ni recursos humanos suficientes para llevar una completa documentación de sus operaciones.   Así que básicamente, estas modificaciones legales afectan sobre todo a las MiPymes.  Ojo, no es porque las empresas grandes vayan a tener algun tipo de excepción sino porque sus procesos tendrán que variarlos muy poco o nada pues ya sus contabilidades se elaboran tal como será obligatorio para todos a partir de febrero.  Por supuesto, hay varias MiPymes que también se han preocupado de llevar orden en el tema financiero, tributario y aprovechar al máximo lo que los números en la contabilidad pueden aportar… a éstas tampoco les importará lo que estos cambios representan.

¿Cuáles son los cambios contemplados en el Decreto 37-2016?

El decreto es extenso (62 artículos sin incluir las disposiciones transitorias, derogatorias y finales) e incluye reformas a varias leyes, tales como la Ley Orgánica de SAT, Ley de Bancos y Grupos Financieros, Código Tributario y Código de Comercio.

Les presentamos a continuación un resumen de las modificaciones que se refieren específicamente al secreto bancario.  Son 3 leyes reformadas simultáneamente para no dejar abierta ninguna puerta que diera lugar a justificar porqué no se está reportando todo el dinero en la contabilidad.

  • Ley de bancos:  
    1. Artículo 48, reforma el artículo 43 de la Ley de Bancos y Grupos Financieros:  Obliga a los bancos a entregar la información a SAT.
  • Código Tributario:
    1. Artículo 52, adiciona el artículo 30″C” al Código Tributario:  Indica el procedimiento que debe seguir SAT para solicitar la información a los bancos, el cual básicamente es ir con un juez a indicar el nombre y número de CUI (DPI) del contribuyente del que necesitan información, para qué la necesitan (que obviamente es para hacer una auditoría), qué es lo que necesitan (estados de cuenta), cómo necesitan recibir la información y de qué períodos.  El juez en un plazo máximo de 3 días debe dar respuesta, luego tienen 3 días para notificar a los bancos y éstos tienen 8 días para entregar la información.  Una vez finalizada la revisión, si SAT determina que hay diferencias entre lo que hay en el banco y lo que se les está reportando a ellos, notificarán al contribuyente para iniciar la auditoría de los libros y documentos contables.  Es decir, uno se enterará de que está siendo investigado hasta que ya ellos tengan su propia conclusión.
    2. Artículo 54, adiciona numeral 5 al artículo 93 del Código Tributario:  Agrega como resistencia a la acción fiscalizadora “la omisión de registro en libros contables de una o varias cuentas bancarias que se encuentren a nombre del contribuyente en los distintos bancos o grupos financieros de la República de Guatemala o fuera de ella; no elaborar las conciliaciones bancarias que determinen la razonabilidad del saldo contable y las partidas de diario no están soportadas por los documentos que originan la transacción”.  La sanción por esto es del 1% de los ingresos obtenidos en el período anterior.
  • Código de Comercio: 
    1. Artículo 6, adiciona el artículo 368 bis al Código de Comercio:  Obliga a que en la contabilidad se detallen todas las cuentas bancarias que se utilicen para realizar transacciones e inversiones que se originen de las empresas y el movimiento de las mismas.  En el libro de inventario se debe especificar número de cuenta, en qué banco está, tipo de cuenta y el saldo que tiene.

En nuestra opinión, las únicas cuentas bancarias que se podrían dejar fuera de la contabilidad son aquellas en las que los movimientos no tengan relación con la empresa, por ejemplo, cuando una persona tiene empresa y un trabajo en relación de dependencia, no hay obligación de reportar en los libros los movimientos de la cuenta donde le depositan su sueldo (esto no se considera una actividad mercantil), una vez esta cuenta sólo tenga ingresos por este motivo y no pague con ella gastos de la empresa sino únicamente personales.   Sin embargo, sí se deberá contar con conciliaciones bancarias y justificación de la manera como fueron obtenidos los ingresos.  Lo ideal es que el contador sepa de la existencia de estos ingresos para que pueda determinar si están afectos a impuestos para cumplir con la obligación antes de que SAT lo solicite.  Sí, a ninguno nos causa felicidad pagar al fisco pero dudo que a alguno se la cause pagar multas después o, peor aún, pasar una temporada en prisión.

Publicado en: